Entradas con la etiqueta ‘bilbao’

La crisis obliga al Ayuntamiento de Bilbao a aparcar el traslado del depósito de vehículos

Martes, 21 de febrero de 2012

Los responsables municipales reconocen que durante esta legislatura no se abandonará Zorrotzaurre

BILBAO. El Ayuntamiento de Bilbao ha aparcado, al menos esta legislatura, la idea que viene barajando desde hace algún tiempo para trasladar el depósito de vehículos situado en Zorrotzaurre a un lugar más céntrico. El Consistorio tiene otros proyectos prioritarios que atender en estos momentos en los que la crisis ajusta los cinturones de las arcas municipales. Zorrotzaurre aún puede albergar durante unos años el recaudo de los vehículos arrastrados por la grúa, puesto que pasará un tiempo hasta que el solar empiece a formar parte del proyecto de Zaha Hadid. Sin embargo, la lejanía, la falta de un medio de transporte para acercarte a recoger el vehículos y su mal estado lo convierten en un doble castigo para el infractor.

La idea de trasladar Zorrotzaurre es algo en lo que siempre han coincidido todos los grupos políticos, y desde luego es una propuesta aplaudida por los usuarios. Hace dos años tomó bastante fuerza e incluso se lanzó una alternativa que podía ser factible, aunque tampoco cuajó. La entonces concejal de Urbanismo, Julia Madrazo, desveló que trabajaba en la idea de trasladar el depósito de coches a Ametzola, un solar en el que Visesa tenía proyectado realizar viviendas, pero que contaba con un espacio en los bajos que podría albergar los vehículos de corta estancia. Ametzola contaba a su favor con varios factores: la ubicación, su buena comunicación, la posibilidad de que los coches estuvieran cubiertos, y la habilitación de unas oficinas para realizar el pago. La idea del Ayuntamiento sería que en el centro se ubicara un depósito de vehículos de corta estancia para aquellos coches que han cometido alguna infracción, pero que tienen dueño y que, por lo tanto, su estancia en las dependencias municipales no es prolongada.

Los vehículos abandonados sin dueño y que se encuentran ya en mal estado se ubicarían en otro lugar de la ciudad, pero ya no tendría por qué ser una zona céntrica sino en los alrededores.

Sin embargo, a día de hoy, el solar sigue estando vacío. Además de las protestas que en su día lanzaron los vecinos de Ametzola, oponiéndose al depósito en su barrio, lo cierto es que el proyecto para construir viviendas y reservar un espacio para el depósito tampoco ha visto la luz en estos años. La situación económica que atraviesan todos los ayuntamientos es mejor en Bilbao que en otras capitales, pero aun así el gobierno municipal no tiene intención de acometer este proyecto durante la presente legislatura. No hay que olvidar que en breve iniciará la reforma de Termibus, uno de los proyectos estrella, así como la rehabilitación del Casco Viejo, con lo que las arcas municipales no han previsto más proyectos de gran envergadura en esta legislatura.

El depósito municipal lleva en funcionamiento en Zorrotzaurre cerca de catorce años, después de que el anterior espacio donde se dejaban los coches trasladados por la grúa, en los muelles ubicados bajo el puente de La Salve, fuera ocupado para la construcción del museo Guggenheim.

En la mayoría de las ciudades, el depósito se encuentra alejado del centro; sin embargo, los usuarios que estos días se acercaban hasta Zorrotzaurre coincidían en que “además de estar alejado, es un lugar bastante inhóspito”.

El Partido Popular que presentó denuncias sobre la situación del depósito tampoco ha hecho después un seguimiento de la situación. Según reconocen fuentes del partido, “tras la denuncia sobre el mal estado en el que se encontraba el lugar, se hicieron algunas obras de amejoramiento, pero no hemos sabido más”.

450 vehículos Empleados del depósito municipal señalaron a DEIA que “no es fácil encontrar un sitio en el centro de la ciudad donde se puedan llevar los vehículos sancionados por mal estacionamiento”. Por eso, creen que al menos hasta que Zorrotzaurre inicie su máster plan para regenerar la zona seguirán en este emplazamiento.

En estos momentos, existen 450 vehículos en el depósito de los que 250 son para el desguace. La cifra es similar a la que existía en 2010. Ese año había en Zorrotzaurre 401 vehículos, más 193 motos y bicis.

Muchos de los coches pertenecen a propietarios que temen recoger sus vehículos porque creen que tendrán que abonar las sanciones que tengan pendientes hasta la fecha. Aunque esto no sea así. De hecho, ni siquiera tienen que abonar el importe de la multa que origina el arrastre del vehículo. Basta con pagar el arrastre para poder llevarse el coche.

Un vehículo, por ley, puede permanecer en el depósito un máximo de dos meses. A partir de ahí, se opta por el desguace, debido principalmente al mal estado de los coches. Hay gente que, simplemente, los abandona en la calle porque son demasiado viejos y le compensa dejarlos a llevarlos a un desguace. A veces ocurre que el coche es demasiado viejo y, si lleva más de un día en el depósito, hay que pagar cantidades que superan el propio valor del vehículo, así que deciden no recuperarlo.

El arrastre de la grúa hasta el depósito tiene un coste de 100 euros y la estancia desde las doce horas que permanece en el depósito es de 9,8 euros. A partir del cuarto día, la cifra asciende 16,80 euros. También hay gente que cree que abandonando un coche se deshace de él de una forma más cómoda, cuando el vehículo no tiene utilidad, pero tampoco esto es cierto. La ley 10/98 establece que un vehículo abandonado conlleva una sanción para su propietario de 600 euros, aunque el Ayuntamiento se acoge a la sanción del código de Circulación que es inferior.

Subasta La mayoría de los vehículos que son reducidos a chatarra, salvo en algún caso extraordinario, se encuentran muy deteriorados. Los coches que finalmente no son recogidos por sus propietarios se subastan. Las subastas suelen llevarse a cabo para un año, aunque existe la posibilidad de prorrogarlo un año más, en caso de que las dos partes estén de acuerdo. La empresa de desguace a la que se adjudican los vehículos en subasta tiene la obligación de llevarse todos los que no son recogidos por los propietarios durante ese periodo.

Los desguaces luchan contra las gruas clandestinas en Bilbao

Lunes, 13 de febrero de 2012

Se adelantan  a los Policías Muncipales peinando Bilbao y Barakaldo en busca de estos vehículos que venden a la chatarra

Patrullan las calles en busca de coches abandonados, pero no son policías.  Son los últimos depredadores de deshechos, las grúas  clandestinas, que se adelantan a los servicios municipales de las  principales ciudades vizcaínas limpiando las aceras de coches herrumbrosos para venderlos a la chatarra.  Son la pesadilla de los desguaces que señalan una importante presencia de esta práctica en las calles de Bilbao, Barakaldo, Portugalete…, que se ha traducido en el notable descenso de los vehículos abandonados de cuya existencia les informan los ayuntamientos con quienes tienen acordado el servicio de retirada.

“Realizan un trabajo minucioso. Recorren varios días las mismas calles y se van fijando: cuando detectan un coche que no se ha movido en días y que presenta cierto deterioro estrechan el cerco, a veces, incluso le rompen un cristal o le provocan un pequeño desperfecto para cerciorarse en el transcurso de los días de que nadie está pendiente de ese coche. Cuando lo tienen claro, van por la noche con una grúa y se lo llevan”. “Luego,  como no tienen taller, lo desguazan en una campa y llevan la chatarra a vender. Por cada coche sacan lo que pueden y con eso se buscan la vida”.

En Bizkaia operan varios, “cada vez más”. “Para ellos es como un trabajo, con jornadas de 24 horas día y noche. Al día se recorren varias ciudades: se hacen Bilbao, Barakaldo, Sestao, incluso van hasta Santander”, explican. Son auténticos profesionales para detectar este tipo de vehículos, de una sola pasada ya divisan signos de abandono: polvo, las ruedas un poco bajas, etcétera.
En sus recorridos se fijan también en los vehículos que están en uso pero a los que les quedan cuatro telediarios. En estos casos le dejan al dueño un papelito en el parabrisas ofreciéndole la máxima taxación a cambio del coche. Esta práctica ha acabado de soliviantar a los desguaces que lo tachan de competencia ilegal y desleal  en cuanto a que no pagan impuestos, no tramitan la baja del vehículo…, les están dejando, en definitiva, sin coches que desguazar.
En ese sentido, reclaman mayor control para erradicar este tipo de actividad ilegal ya que además de perjudicarles seriamente “está provocando que haya personas que se están lucrando  con un servicio que costean los ciudadanos con sus impuestos como es la retirada de vehículos abandonados de la vía pública” y no se asegura el tratamiento medioambiental corrceto de los residuos generados en al descontaminación del vehículo.